Teoría de la relatividad: cuando las «marías» del periodismo eran otras

Leyendo hoy un interesante post de Carlos Molina (que descubro gracias a un retuit de @blogocorp) sobre la baja consideración que para algunos, dentro de la profesión, tienen las agencias de comunicación y los gabinetes de prensa, me viene a la cabeza, una vez más, la «teoría de la relatividad«.

Me explicaré. En mi época de estudiante de periodismo (cuando Cristobal Colón iba en pantalón corto), las «marías» de la profesión eran… ¿estáis preparados?… deportes y corazón. Sí, sí. El que no tenía otra cosa, pues eso, a cubrir los deportes en cualquier periódico, radio o televisión y a esperar para dar el salto. Y lo mismo ocurría con corazón. ¿Tienen ahora la misma consideración? Basta con mirar las cabeceras, páginas y minutos que se les dedican en los medios para responder, así que no os voy a entretener con eso.

Más recientemente, parece que ese triste papel de «marías» lo han suplantado las agencias de comunicación y los gabinetes de prensa, a cuyos profesionales, especialmente desde medios de gran difusión, se les mira por encima del hombro (con muchas y notables excepciones). Ciertamente que hay notas de prensa que confunden demasiado la publicidad con la información y que hay empresas que piensan en ellas como la panacea para ahorrarse una pasta en publicidad. Pero también hay trabajos bien hechos que, aún siendo a interés de parte (¿qué no lo es hoy?), aportan información relevante y, por tanto, valor añadido.

Una nota de prensa bien elaborada, con contenido, y con apoyo gráfico y audiovisual, es, sin duda, una buena herramienta de trabajo. Sobre todo para publicaciones especializadas o medios que no «juegan en la champions» y que cuentan con redacciones muy reducidas para salir adelante con sus productos. Porque, tal como están las cosas ahora, se han llegado a las redacciones unipersonales, en las que un único redactor redacta y edita, además de gestionar el trabajo de los colaboradores con los que tenga la suerte de poder contar.

Aunque el debate sería extenso, y los puntos de vista seguramente encontrados (mi aportación es la de alguien que ha trabajado a los dos lados), solo me gustaría añadir una pequeña sugerencia para las agencias de comunicación y los gabinetes de prensa y es que tengan en cuenta a todos los medios (primera y segunda división, regional…) a la hora de difundir sus mensajes y, sobre todo, que tengan en cuenta la realidad de esos medios. Si solo hay una o dos personas al otro lado, cuanto mejor y más completa sea tu nota de prensa más posibilidades tienes de que salga a la luz y unas buenas bases de diálogo sentadas al principio de la relación pueden ahorrar un montón de llamadas de seguimiento que lo único que generan en el receptor es la desazón de hallarse solo ante el peligro.

¿A cuántos no os ha «salvado» una nota de prensa al punto en un momento de desesperación, cambios de última hora y cierre para ayer?

Acerca de Isabel L. Paz

¡Crac! ¡Clinc! ¡Cotoclonc! Así estoy yo. Recomponiéndome. Antes de que se acabe todo esto y me pille fuera. ¡Arriba el papel... la radio, la tele...! Pero yo me voy a convertir en periodista/ comunicadora 2.0 y pico. Estoy en ello. Todo el día enredando en las redes y conversando por cuenta ajena.
Esta entrada fue publicada en Gateos y primeros pasos 2.0 y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s