100 días enredando y con balanceo

Siguiendo con el balance de mis primeros 100 días en redes sociales, ahora le toca el turno a LinkedIn, la plataforma considerada como más profesional y, por eso mismo, la que primero rompió mis particulares recelos de existir, como persona y como marca personal, en las redes.

En honor a la verdad, y por la razón ya apuntada, mi perfil en LinkedIn, bueno, algo parecido a un perfil pero casi sin datos visibles, existe desde algún tiempo que no puedo precisar (la fecha que aparece como de creación no me suena absolutamente de nada, ¡a saber lo que hice!), aunque, ciertamente, son estos 100 días aproximados y algo más los que deben “balancearse” porque se corresponden con el período en el que el perfil tiene contenido y actividad.

Compartir o no compartir datos ha sido una duda existencial que me ha tenido durante tiempo tímidamente asomada a las redes, como simple voyeur, pero sin entrar en ellas. Eso sí, cuando doy el paso de entrar, lo hago “a saco” (prueba/error y lo que haga falta), por lo que esta reciente noticia del robo de tropecientas mil contraseñas de LinkedIn me ha dejado bastante indiferente. Al fin y al cabo no hay nada sobre mi en esa plataforma que no pueda estar colgado en el tablón de anuncios de la plaza de cualquier pueblo.

Puestos ya en situación, vamos con el balanceo. Bueno, palabros a parte, vamos con el balance. ¿Le pongo un me gusta a LinkedIn? Sí y no (vena galaica). Sí, porque soy la primera que, cuando tengo que conocer a alguien profesionalmente, cuando tengo que documentarme sobre alguna persona para una entrevista, etc., lo busco en las redes sociales y esta es la que suele aportar más información o, cuanto menos, de apariencia más creíble.

Ahora bien, ¿sirve para promocionarse en la búsqueda de empleo? Sí y no. Quiero pensar que, en determinados ámbitos profesionales, es la biblia que primero se consulta. Hay opiniones interesantes en esta linea, como la de Antonio García Martín. Y que los expertos en recruitmet (¿por qué le llaman reclutamiento cuando  lo trasladan a nuestra lengua?, ¿es que buscan gente para ir a la mili? Contratación o selección quedarían divinamente, ¡arrr!).

Desde luego, en el universo del periodismo y la comunicación, con un censo estimado de 6.000 7.000 periodistas en paro y una lista interminable de medios que han cerrado, cierran o están a punto de hacerlo, mientras subsisten a base de EREs y tijeretazos varios sobre las cabezas de sus plantillas, tengo yo mis dudas. Gente buena en la calle (entre la que me incluyo, la modestia aquí no toca, ni falsa, ni verdadera) hay mucha. Gente muy buena, también la hay. Y mediocre, malilla, mala a rabiar o todavía por hacer. Lo que quizá no hay son suficientes puestos de trabajo como para absorber a los que más que parados ya parecen, parecemos, excedentes.

Por tanto, ¿qué utilidad puede tener LinkedIn periodísticamente (=contratando periodistas) hablando? Ninguna. Y estoy dispuesta a rectificar ante quien me demuestre lo contrario. Especialmente si lo hace en primera persona (la mía). Pero más me suena a milagro que a fuerza o eficiencia de la plataforma.

Donde sí le otorgo una puntuación muy positiva a LinkedIn es en la capacidad de generar relación. Relación entre conocidos y afines. Entre colegas… Tú eliges quién y por qué. Personalmente, puedo asegurar con rotundidad que algunas de las cosas más interesantes que he aprendido sobre redes sociales ha sido a través de contenidos compartidos en esta plataforma. Y la otra parte, no menos importante, ha sido, hay que decirlo, a través de Twitter. Bueno, de personas muy interesantes a las que sigo en Twitter porque aportan contenidos interesantes.

Anuncios

Acerca de Isabel L. Paz

¡Crac! ¡Clinc! ¡Cotoclonc! Así estoy yo. Recomponiéndome. Antes de que se acabe todo esto y me pille fuera. ¡Arriba el papel... la radio, la tele...! Pero yo me voy a convertir en periodista/ comunicadora 2.0 y pico. Estoy en ello. Todo el día enredando en las redes y conversando por cuenta ajena.
Esta entrada fue publicada en Gateos y primeros pasos 2.0 y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a 100 días enredando y con balanceo

  1. Enhorabuena por tu artículo Isabel.
    Me alegra saber que no fuie el único que pasó por la fase de recelo de la que hablas.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s